Hoy en día los paisajes son nucleares, las marinas rezuman chapapote, los bodegones sólo reproducen basura y naturalezas muertas, jarrones con flores marchitas y cardos borriqueros, las monnalisas lloran abusos de machos descerebrados pero con dos cojones, no hay retratos tan sólo caricaturas de gente con pasta pero sin lustre, los discóbolos tiran, sí, pero con cocteles molotov ... ya no hay tregua, ni siquiera en el arte.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Alfredo Astiz, "El angel de la muerte". La justicia argentina dando ejemplo.

2 comentarios:

Galliano dijo...

Gracias. No dejo de lamentar el tiempo que pasó en libertad, pero no me interesa tanto ese pedazo de carne como recuperar el viejo mensaje de La Boétie: "A un pueblo que ha perdido el miedo no hay despotismo que se le resista".
Saludos.

elsudacarenegau dijo...

Buenísimo!
Gran trabajo artístico. Un día llegó el día.